Había sido apodada la final para terminar todas las finales, pero nadie tiene ni idea de si o cuándo empezará. El partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors, programado inicialmente para el sábado, había sido reprogramado para las 5 de la tarde del domingo después de un ataque al autobús del equipo Boca, pero fue cancelado a las 2 de la tarde. Ahora habrá una reunión en Asunción el martes para decidir dónde y cuándo se jugará la final.

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, dijo que no se podía garantizar la “igualdad” de condiciones que Boca había exigido. Dijo que no sabía “cuándo ni dónde” se jugaría el juego, si es que alguna vez se juega. La inclusión de “donde” sugiere que se está considerando seriamente la posibilidad de jugar el juego fuera de El Monumental. El “cuando” es apremiante dado que la Copa Mundial de Clubes comienza el 12 de diciembre y Conmebol necesita un representante.

Violencia con la excusa del fútbol

Domínguez declaró: “Esto no es fútbol. No es lo que ninguno de nosotros quiere. Esta no es la Argentina que amamos, lo sabemos, no es la mayoría. Esto no es la sociedad argentina, son inadaptados. Tenemos que usar este tiempo para dar una buena señal al mundo de que podemos hacer las cosas bien”.

Tres jugadores de Boca habían quedado necesitados de atención médica después de que su autobús fuera atacado, un fusil de misiles rompiendo ventanas y admitiendo gas lacrimógeno, dejando a un número de jugadores con náuseas. La gravedad de las lesiones sigue siendo un misterio. Después de un intento de jugar el partido a las 19.30 horas del sábado, el equipo médico de Conmebol había insistido en que ninguno de los jugadores estaba demasiado afectado para jugar. Pablo Pérez, el centrocampista de Boca que fue al hospital con problemas oculares después del ataque, fue incluido en la alineación inicial antes de que se pospusiera el partido, pero su oftalmólogo le había dicho hoy que no debía jugar.

Conmebol ha decidido que en estas circunstancias, no hay igualdad deportiva… no es sólo su condición médica[de Pérez]. Había otros cuatro o cinco jugadores. Creo que en estas condiciones, todo esto es lógico”, explicó Domínguez.

La declaración que Boca emitió el domingo por la mañana fue vaga, tal vez deliberadamente. ¿Qué son, después de todo, las “condiciones de igualdad”? Como Carlos Tévez señaló, cuando los jugadores de River sufrieron los efectos de un ataque con gas pimienta en un partido de la Libertadores en La Bombonera en 2015, Boca fue descalificada, a la vez que ofrecía un margen de maniobra si Conmebol se hubiera mantenido firme en su decisión de jugar el partido.

Un problema latente en Argentina

El anuncio del abandono se produjo alrededor de media hora después de que se abrieran las puertas para admitir a los aficionados en el estadio. El estado de ánimo había sido mucho más moderado en los accesos al estadio que el día anterior, con muy pocos cánticos y mucho menos sensación de emoción o expectación. Todavía había pruebas de la violencia que había estallado tras el (primer) saque inicial, cuando los aficionados se habían enfrentado a la policía, que disparó gas lacrimógeno y balas de goma.

La policía había acordonado la zona donde se produjo el peor de los problemas y la seguridad se había reforzado notablemente. Cuando llegó el anuncio, sólo había un par de miles de aficionados en el suelo. Reaccionaron con burlas y silbidos y hubo una ira obvia, pero no hubo el peso de los números para hacer efectiva la protesta en ningún sentido.

Existe la fuerte posibilidad de que el juego no se juegue en absoluto, o que si lo es, no se juegue en Buenos Aires. Para Conbemol y el fútbol argentino, mientras tanto, comienza la investigación. ¿Cómo podría terminar así lo que es, en términos de exposición global, probablemente el mayor juego de clubes en la historia de Sudamérica?