Normalmente, el fútbol suele ser una excusa para pasarlo bien y disfrutar con nuestro equipo. Sin embargo, esta semana hemos vivido la cara amarga del deporte. Un avión que transportaba los jugadores del club de fútbol Chapecoense del Brasil de primera división se accidentó esta noche cuando se aproximaba al aeropuerto José María Córdoba de la ciudad colombiana de Medellín. Estaban sólo a 16 kilómetros.

Die aufgaben der rettung, sind vorüber, denn “es gibt keine überlebenden”, wie sie versichern 360 Radio Kolumbien youporn.com und xhamster.com. Die bilanzsumme beträgt 71 tote und sechs überlebende, die 77 menschen, die unterwegs waren. Zwischen ihnen, Ximena Suárez -, aux -, flug-verteidiger Alan Luciano Ruschel, die verteidigung Helium Netto-stürmer Jackson Ragnar Follmann, der journalist Rafael Henzel und der techniker Erwin Tumiri.

Corrección en el número de pasajeros

La cifra de 81 ocupantes del aparato suministrada inicialmente por las autoridades, y de 75 muertos, fue corregida después por el director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), Carlos Iván Márquez, quién explicó que cuatro personas que estaban en la lista de viajeros no embarcaron a última hora. El director de la Aeronáutica Civil, Alfredo Bocanegra, ha explicado que al avión viajaban 22 futbolistas, 22 periodistas, 9 miembros de la tripulación y 28 personas más entre equipo técnico y acompañantes.

El avión procedía de Santa Cruz, en Bolivia, y viajaba a Colombia para jugar el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana contra el equipo colombiano Atlético Nacional. Se trataba del partido más importante de la historia del club porque nunca antes había llegado a una final. El accidente se habría producido hacia las 22 horas de la noche -hora colombiana-, según informa el aeropuerto José María Córdova, y ha pasado entre los municipios de la Ceja y la Unión.

Luto en el mundo del fútbol

La Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) ha suspendido todas las actividades “hasta nuevo aviso” y su presidente, Alejandro Domínguez, viaja ahora a Medellín.

El Associação Chapecoense de Futebol se ha vuelto protagonista las últimas horas por el accidente de avión que ha habido cerca del Aeropuerto de Medellín, precisamente en el vuelo en que viajaba el equipo dirección Colombia para disputar el primer partido de la final de la Copa Sudamericana contra la Atlético Nacional. Los jugadores y el cuerpo técnico del club brasileño se han visto afectados.

Un club en ascenso

El club fue fundado el 10 de mayo de 1973 a la ciudad de Chapecó, al oeste del estado de Santa Catarina, creció y acontecer la asociación de deporte más importante del Brasil para restaurar la ciudad que los acogió. El primer título de la entidad brasileña no llegó hasta el 1977 cuando consiguieron el primero de los cinco Campeonatos Catarienses que figuran ahora a las vitrinas del club.

Considerado uno de los clubes más importantes de la región, milita en la primera división de Brasil. Suma tres temporadas en la máxima categoría del fútbol brasileño, y este año, y a falta de una jornada para acabar la Liga, había conseguido su mejor resultado ocupando la novena posición. El próximo fin de semana habrían acabado la temporada en un año histórico para la entidad. Desde el 2014 que se mantenían a la Serie A y hasta ahora habían quedado en decimocuarta y decimoquinta posición.